24 de febrero de 2009

Curiosidades de la radio.

Extracto del libro "Siempre los escucho" por Carlos Ulanovsky (y tipeado por mí palabra por palabra...lo que es no tener scanner :P)



En la radio actual se multiplican los furcios y errores informativos sobre los que casi nunca se vuelven. Una fe de erratas radial constituiría un espacio diario demasiado extenso. Ciertas caracterísitcas del medio -"meparecequeísmo" de analistas y columnistas, "todología" de locutores y periodistas, excesivo desacartonamiento no siempre transformado en logrado humor- instalan al medio entre el club de amigos y la charla de café, pero lejos de ese tan respetable género radial que es la tertulia. Entre lo que más se escucha podrían mencionarse los dequeísmos que no se rinden, el arrastre de las elles, la utilización de muletillas que facilitan los arranques de oración (como "de manera tal" o el "Bueno" y sus variantes "Y bueno" o "Pero bueno") que ayudan a cerrar lo abierto pero que empobrecen sistemáticamente los modos de expresión. También es notoria la apelación a raros verbos como conformar, por integrar, o desagradables inclusiones del gerundio como "el presidente está regresando hoy a las 18" o "Boca Juniors estará viajando mañana por la mañana". Mi oído sucumbe ante ciertas confusiones sonoras. "Estaba yo viendo" suena frente a un micrófono a "estaba lloviendo". La expresión "Son hitos" deviene en la extraña "sonitos". La mención a un director de peliculas concluye en una virtual acusación policial: "asesine". "Porjemplo", como apócope de "por ejemplo" o esta otra agrupación inquietante: "qué quieren que hagamos" que se termina percibiendo como "que quieren cagamos".
Otras expresiones extrañas, irritantes y reiteradas, que de tan utilizadas ya son lugares comunes:
Me llamó poderosamente la atención.
Abundante utilización de adverbios de modo, como lamentablemente , seguramente, y el archiutilizado obviamente.

La estelar palabra vamos: Vamos a una pequeña tanda; vamos a las noticias; vamos a nuestro móvil. Utilizada con tanta frecuencia como venimos o se viene .
Ahora... y ahora... y atención porque ahora...
Nada más y nada menos que...
5 pasaron desde las... faltan 20 para las...
Fantástico: en la débil imaginación de mucho conductores hasta los episodios más intrascendentes merecen tamaño calificativo. No le van en zaga extraordinario, maravilloso o el más reciente buenísimo.
Ahí estaba: en lugar de "Terminamos de hablar con...".
Créase o no.



5 comentarios:

El Adversario dijo...

La pobreza en el lenguaje es uno de los males (?) del siglo XXI. Sin dudas contribuyen al bastardeo de nuestro idioma los medios electrónicos y las nuevas formas de comunicación, tal es el caso de los mensajes de texto. Mucha gente trasladó esa forma de escribir a ámbitos más generales de la vida, contaminando el buen uso del castellano. Si entramos en cosas tan simples como esa, es fácil ver como se llega a los "errores" que marca el autor en la radio y otros medios, cuando la teoría marca que quienes están delante de un micrófono es gente preparada para hacerlo, y que cultivó un vocabulario digno de su profesión.

Piti Sarlanga dijo...

QUERIDA, SI VOS LEES ALGUNOS BLOGS, DE LA MANERA QUE ESTAN ESCRITOS, TE DAN GANAS DE LLORAR. SIN IR MAS LEJOS, HOY LEI POR AHI, A UNA MINA QUE EN VEZ DE ESCRIBIR "ME APASIONA" TAL COSA, ESCRIBIO: "ME PACIONA" TAL COSA. SENCILLAMENTE, HAY QUE MATARLA. BESOS.

SirThomas dijo...

Buen post; estaría bueno que agregues algún dato más acerca del libro (?), porque Ulanovski escribió varios libros sobre la radio, y no recuerdo bien los años en los que los editó. Podría buscar el dato en la net, obviamente, pero serviriía para el post, por eso te lo menciono.

Por otro lado, es notoria la decadencia en el lenguaje, sea este hablado o escrito, producto de múltiples factores, entre los que podemos destacar (dejando de lado lo de las nuevas tecnologías y el uso "tecnológico" del lenguaje, por decirlo de alguna u otra manera) la debacle educacional y cultural que venimos notando desde hace varios años.

Teniendo también en cuenta que la radio sufrió cambios notorios en su manera de relacionarse con la gente, y la forma de comunicarse, pasa por ahí también el tema; con la aparición de las FM's, que comenzaron a utilizar un lenguaje más "común" porque sus emsiones están dirigidas a un público "joven y no tan culto" (generalizando para abreviar) como otrora es (o era) tradicionalmente el público oyente de las AM.

Saludos.

SirThomas dijo...

Lo que quiero decir es que, más allá de la debacle lingüística que venimos soportando en cualquier ámbito, la crítica apunta más al medio (o sea, la radio, en este caso, ni siquiera la televisión) porque allí (en la radio) uno debiera encontrarse con un lenguaje más "elevado" que el común y ordinario utilizado en el diario vivir callejero.

Saludos.

Fede dijo...

Yo creo que tiene que ver con una subestimación muy fuerte de la persona que está del otro lado.

En la década del 20, cuando la alfabetización estaba mucho menos extendida que hoy, un medio popular como "El Gráfico" hacía gala de un nivel de metáforas y una riqueza de vocabulario que hoy dejarían perplejo a cualquier redactor promedio del Olé.

El problema está en suponer que "la gente es idiota" y entonces hacer un populismo de mercado según el cual si piden caca les damos mierda (por las dudas, y de paso tiramos una puteada y "levantamos el rating").

Algo habrán hecho, Tumberos, La aventura del hombre, Los simuladores, los programas del 7 que quintuplican su promedio de audiencia (Okupas, Capusotto)... miles de ejemplos (televisivos, para colmo, el medio de comunicación más bastardeado) que confirman la máxima de que calidad y masividad pueden ir de la mano.

"Pero bueno".