27 de mayo de 2008

Giles/as.

Me harté de los falsos superados, esos que te hablan como si ya hubieran vivido la vida dos veces, como si se las supieran todas, como si fueran los dueños de la experiencia. Me harté de esos que te hablan con vocabulario obsceno fingiendo confianza con uno, me cansaron los que se hacen los liberales, los abiertos, los sin tapujos, sin tabúes, los que a cualquier hora y en cualquier lugar tienen el sexo en los labios, los que te hacen preguntas para incomodarte, los que se meten en la intimidad de uno con la ilusión de que uno agarre viaje y les lleve el apunte en ese circo de la libertad de las relaciones.
Harta de las imágenes de derroche, de las fotos fumando puros, de la baba exagerada, de la desubicación, de los Mr know-it-all.
Cansada de tener que escuchar y leer giladas, de responder cuestionarios, de la pedantería sobre todo.
Podrida de esos que cuando uno fue, ellos ya fueron y volvieron. Y un día cuando uno es quien hace la pregunta incómoda, se ofenden y se sienten agredidos, aquellos mismos que una vez pretendieron abrirse sin que nadie lo pidiera.

Dedicado a un pelotudo que se ofendió cuando le pregunté si la novia no se enojaba cuando él públicamente 'acosa' a otras mujeres.

22 de mayo de 2008

Basta de la Absurda Boluda de Julieta Pink.

Basta de Julieta Pink y su humor absurdo que ya no es gracioso. Acabo de escuchar esto:

Situación: Diego, Sebastián y Peto están tomando vino.
Sebastián pregunta: a qué les sabe esta copa de vino?

Diego: A una noche de amor.
Peto: A una tarde, una hora después del asado.
Julieta: A Cuti y Roberto Carabajal.
(...)

Por este tipo de comentarios que sólo me hacen reir en boca de Casero o Capusotto, digo Basta de Julieta Pink!
Sumate!

21 de mayo de 2008

Es 3

Ayer soñé que me despertaba de una anestesia general en el Princeton-Plainsboro.

Lo cual me confirma la necesidad que tiene mi sistema de ir a visitar al médico, ya diría "urgente". Pero me cuesta, ir, y enfrentar el diagnóstico que yo misma descubrí mirando las ojeras que tapo con un color beige delicado, cada mañana , antes de ir a trabajar: stress, agotamiento mental, síndrome de quemamiento, sistema colapsado.
Mi stress es más que "uh, qué pocas ganas de ir a trabajar".
Es que suene la alarma a las 8, y sentir que no me responde el cuerpo para levantarme y hacerme el desayuno que no debería saltear. Es abrir un ojo y pensar qué castigo, qué putada tener que ir a trabajar, sabiendo que no vuelvo a mi casa hasta las 6 y media. Pongo un pié en el piso, media hora después de haber sonado la alarma y ya se que voy a llegar 15 minutos tarde a abrir la agencia; abro el placard y mi ropa me mira pidiendo un tour al lavadero. Ahí, frente a frente a mis perchas, la ropa aún de veranito que no tengo voluntad de guardar para darle lugar a la de invierno. Me bloqueo, no se que ponerme. Y ahí mi vieja me alienta y me dice que sabe lo que es pasar por eso y que lamenta que yo haya heredado una tendencia a su mismo problema.
La falta de voluntad es peor aún que la falta de ideas.

Entonces llego al trabajo, con los músculos de mi cara que aun duermen, trato de esbozar una sonrisa y transmitir buena onda a pensar de todo. Hasta que suena el teléfono y sé que del otro lado va a haber un ser humano que quiere algo, que necesita algo y yo, no puedo ni oirlos hablar porque en el colectivo de mi cabeza no entra ni uno más.

Y bien, pienso, qué hago? me pido unas vacaciones? No. Pues no tengo ni voluntad de hacerme bien. Voy a la farmacia y me compro Stresstabs pensando que es la solución mágica a mi energía perdida.
Y asi, después de darle de comer a algun laboratorio, trato de darme de comer a mi (?) pero resulta que también perdí el apetito.
Asi y todo no estoy triste, nomás no tengo ganas de nada. No voy al cine hace más de un mes, cosa que en otro momento hubiera considerado sacrilegio (?). Pero bueno, dicen que todo pasa...

10 de mayo de 2008

Mi nueva Metropole!

Luego de una tarde de extenso análisis y prueba de plantillas, me decidií por cambiar mi viejo template y les presento en exclusiva a mi nueva plantilla.
Se llama Metropole, según blogger, y estuve bastante tiempo tratando de combinar los colores, espero que les guste.
Agradezco la opinión de Julián y de Fabs, que me ayudaron a decidirme y a descartar otras opciones de plantilla.
Gracias también a Franco Rosa, del blog www.ciudaddesanlorezo.blogspot.com por prestarme la herramienta "VozMe" , que aprovecho para invitarlos a probarla, ahí al lado de los comments (es muy graciosa de verdad).
Y dicho esto, solo me queda pedirles que voten en la encuesta. Espero que les guste, y si no... jódanse!

8 de mayo de 2008

Mi nueva Debilidad.



Me encantan estas sopas, son muy ricas, no son caras, y se hacen en 3 minutos, te hacen entrar en calor y subir la presión (?). Desde que las descubrí en mi supermercado amigo, siempre me traigo un par. Las hay de carne de res, como la de la foto, que ya viene en el vasito térmico, solo hay que agregarle el agua, por eso son un cachito más caras que las de paquete, porque las de paquete hay que hacerlas en un plato o en el vaso de uno (?). La de sabor camarón es la más rica, pero es picante, también hay de queso , chamipgnones y pollo. Altamente recomendable para el invierno, vienen con ingredientes de verdad (?).
Aguanten las sopas Maruchan, importadas de los Estados Unidos de Norteamérica (?)-

4 de mayo de 2008

Por qué odio algunos colores.

Mi mamá siempre me dice que me compre ropa "de color", cuando me compro vestimenta, elijo los colores negro, gris, marrón, beige (?), violeta, azul, verde....esos son colores, o no?. Pero entiendo a lo que ella se refiere: "colores" para mi madre son: rosa, rojo, naranja, amarillo, fucsia. Colores que detesto. Y me puse a pensar por qué los detesto.

Rosa:

La unica prenda que tengo "rosa" es un pijamas que me regalaron. Es cómodo y no me lo ve nadie (?) asi que lo uso. Nunca me compraría algo rosa. Creo que todo viene de cuando yo era chica, mi mamá queria hacer de mi una nena muy femenina con tules y rosas, cosa que a mi no me gustaba, y optaba por remeras con dibujos de Mickey o Looney Toones. A fines de la primaria, cuando mis compañeras ya habian casi desarrollado su "cuerpo de mujer" , yo seguía viéndome muy menor, y eso hacia que me excluyeran del grupo, que hoy vendria a ser de "Las Divinas" o algo asi. Entonces me acostumbré a usar ropa más "seria", o "de grande" para encajar en el grupo de las chicas, y que me invitaran a sus salidas de adolescentes. Cuando uno es chico, sólo quiere "encajar". Yo encajaba mśs en el grupo de las chiquilinas que juegan con los varones y son muy graciosas. Del tipo "con vos me rio mucho (pero a la hora de salir, invito a Daniela que ya tiene tetas)" Entonces dejé el rosa de lado, porque sentía que me hacia muy niña, esa niña que mi mamá queria vestir como fondant de torta de quinces.

Rojo:
No hay color más feo que el rojo (para MI). Un color llamativo, feo, molesto, escandaloso (?) difícil a la hora de combinar. Yo creo que el rojo debería ser usado solo en señales de tránsito, colectivos y alfombras... hasta ahí. Jamás compraria algo rojo.

Naranja y Amarillo:
Bue, peor :P Hubo una época, creo que en los años 94-95-96 en que hubo un furor de la moda (?) y todo lo que vendían en las vidrieras era calzas, remeras, shortcitos, verde limon fluo, naranja y rosa brilloso. Un asco.
En el verano del 95 fui a San Bernardo, en la peatonal, todas las chicas andaban con ropa pintada con colores de Resaltador de resúmenes. esa misma noche me crucé con Machito Ponce, toda esa bizarreada creo yo, me ha hecho odiar el naranja.

Blanco:
Simplemente no va con mi color de piel. El blanco es para las novias, los vestidos de 15 y la mortajas. El blanco en la ropa es sinónimo de limpieza, por eso, es muy lindo verlo en medias y ropa interior, sábanas, etc. Un jean blanco te hace esclavo. Te sentás donde sea y ya está para lavar.

Todo esto es Para Miiiii. Acepto opiniones que no coincidan. Aguante la ropa clásica, cómoda y combinable.