4 de marzo de 2008

El post antipático: Cosas de mi barrio.-

Aviso: Esta editorial (?) me va a hacer quedar como antipática.-

Hay gente que vive en mi cuadra y alrededores, que conozco desde muy chica, y no saludo. Léase como saludo, el acto de pasar uno al lado del otro y decir "Hola, qué tal, cómo-te-va.. (en fade), y seguir caminando.
A saber: Saludo a todos los vecinos de los 4 departamentos que tiene el PH donde vivo, menos a "la loca" del fondo, aquella que está mal del marulo y una vez tuvimos que llamar a la policía porque insultaba a mi mamá quien sabe por qué.
Después saludo al "bigotudo" de mitad de cuadra, toda mi familia le dice asi, "el bigotudo" que se sabe es separado y vive con el hijo que de un día para el otro pasó de ser ese gordito que paseaba el perro para ser un adolescente muy buen mozo, al que mi mamá insitentemente me quiere enganchar ( y yo no pondria mucha excusa :P).
Más allá Brígida que baldea la vereda en camisón con tajo insinuante y es amiga de todos los barrenderos, etc.
De la vuelta no saludo a nadie. Excepto por el otro día. Qué cagada el otro día. Yo venia de devolver una película en el videoclub y justo en mi puerta estaba, el tipo que no sabemos el nombre pero lo identificamos en mi familia como: "viste el que usa shorts, que vive donde vivia Doña Lola, el de los bigotes?" bueno, ese tipo estaba con su perrito en mi puerta, y era tan lindo el Beagle que paseaba, que lo toqué y tuve una minicharla con el vecino. Y pensé: uh, la puta madre, ahora lo tengo que saludar cada vez que lo vea".
Lo mismo pensé cuando en Navidad, mi mamá me llevó casi de la mano a saludar al vecino al que conocemos como "el abogado, o el policia" no sabemos muy bien de qué trabaja pero suponemos que una de esas dos. Fuimos a decirles Felicidades. La familia del abogado/policia es grande, tiene muchas hijas y parece que un hijo, y estas hijas a la vez tienen festejantes. Y cara de culo. Con esas chicas nunca me saludé, nos miramos "mal", pero después de esa noche de Navidad, seguro todas pensamos "uh, ahora la voy a tener que saludar siempre".
Con esto no digo que soy mala onda. Pero cuando yo trabajaba en el locutorio del barrio, me conocía TODO el mundo, las dos cuadras qe habia entre mi casa y el local era todo Hola, hola, que hacés, todo bien... y asi. Parecía Truman (de Truman Show).
Cuando dejé de trabajar ahí tuve que evaluar mentalmente qué relaciones seguir manteniendo, asi, como quien depura la lista de contactos decidí hacer un recorte de saludos a ex clientes.
Hoy, se me mezclan las caras, no recuerdo a quien conozco del locutorio, de la calle, o de mi nuevo trabajo que es en el barrio también. Boedo es un pañuelo, ves siempre a los mismos. Y los que viven a una cuadra de tu casa, y quisieras verlos mas seguido, no los ves nunca.
Por eso, Dani: Tu película no te la devuelvo nada. No hasta que aparezcas por mi calle naturalmente, como cualquier hijo de vecino.

4 comentarios:

Flower Power dijo...

La verdad que el post antipático no está. O en todo caso, yo tendría que postear algo similar de mi barrio. Yo soy del interior, y allá tenés...y digo tenés pq es casi una obligación saludar a la gente (aunque no la conozcas ni sepas como joraca se llama...pero bue)...yo soy una de las antipáticas del pueblo...pero sabés qué??? no me importa! saludo a mis amigos, a mis familiares y algún que otro compañero del colegio que quedó perdido....enfin, y por eso no me siento mal, al contrario esa sinceridad me hace bien...
Qué les pasa??? uno no puede andar por la vida diciendo Hola, que tal?. O estoy equivocada?. Yo eso sólo se lo pregunto a la gente que realmente me interesa. (leasé me interesa de verdad, me sentaría a tomar unos mates, un café en la soledad de la noche, esa gente digo).
En capital vivo, en el depto que tiene mi familia, justo donde empieza Palermo Hollywood, hace 7 años que vivo ahí...y obvio que veo hace mucho a la misma gente, y sólo saludo a la gente de mi piso, al portero Carlitos...que es muy piola (y además uno siempre lo anda molestando por nimiedades), al kiosquero de la cuadra, y en algún que otro par más, al resto no vale la pena, en éste barrio está lleno de gente a la que la vida le pasa por el costado, o no sé bien si tiene vida. Igual, ellos tampoco saludan, y yo me siento más sincera que nunca.
Muchos Saludos. (y éstos son sinceros).-

SirThomas dijo...

Coincido con el comentario de Flower Power.

Quizás lo antipático del post sea eso de no saludar a los que antes sí saludabas, pero por el resto no le veo lo antipático.

Yo viví durante mucho tiempo (10 años) en la misma cuadra y no saludaba a todo el mundo; sólo a los encargados que los veía siempre (y digo encargados porque el de mi edificio tenía a su hermano trabajando en otro edificio de la misma cuadra y entonces lo conocía). Después, los kioscos de los que era habitué, pero no mucho más que eso.

Quizás lo diferente sea el barrio, porque no sé si es lo mismo el microcentro, donde hay mucha gente de paso, oficinas y demases, que un barrio "común" más alejado, donde se vive de otra manera quizás.

No sé de donde sale esto de que "hay que saludar a quien sea (siempre que se lo vea seguido, claro)", no lo digo por vos, es algo generalizado, obviamente.

Eso sí, al que me saluda lo saludo. Si un día lo hace y al otro no, al otro no lo saludo. Y así.

Bueno eso.

Saludos.

Anisett dijo...

al unico del barrio que saludo es a la que atiende la perfumeria y a mi queridisimo amigo hernan que siempre esta alojado en algun rincon de la grata memoria del colegio primario.

mercaditodebarrio dijo...

yo vivo en un edificio de 11 pisos hace 3 años. Ni siquiera saludo al portero, cosa poco conveniente.